La mariposa de Franklin Lobos en la mina

Publicado por el Oct 17, 2010

Compartir

Franklin Lobos fue un jugador de fútbol relativamente célebre en sus tiempos mozos. Los últimos dos meses volvió a ocupar grandes espacios en los medios de comunicación por ser uno de los 33 mineros. Basta con escribir esto para que todo el mundo sepa de qué hablamos. La primera vez que le oí a un colega contar su historia pensé que exageraba. La segunda, la escuché atentamente de labios de Magdalena, una mujer que se presenta como su hermana y a la que él, en sus últimas cartas, trataba de “mami” o “mamá”.

 El 5 de agosto, fecha fatídica, Lobos conducía su camión en la mina San José, en busca de la cuadrilla para el cambio de turno. Era la hora del almuerzo. Mientras bajaba por ese camino con forma de serpentina sintió un sopló a sus espaldas. Después sería un vendaval. Presionó el acelerador y no lo soltó hasta que quedó ciego de la humareda y el polvo. Las paredes de esa mina centenaria de oro, cobre y otros metales no tan preciados, se habían derrumbado a sus espaldas. Estaba ciego. “Intentó abrir los ojos pero no veía nada. De repente, una mariposa de luz se posó en el volante. Franklin la miró y ella echó a volar mostrándole el camino. Así salvó la vida“. Magdalena, narradora excepcional, es diez años mayor que Franklin. Da gracias a Dios todos los días por el milagro de la mariposa. Si alguien intenta discutirlo, ella le mira con lástima: Lo que pasó, pasó. Por eso Franklin está vivo. Pregúntele a él.

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2010

Más sobre «El talón de América»

Calendario
octubre 2010
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archivo
Twitter
FB