Maradona se queda de piedra

Publicado por el Jul 11, 2010

Compartir

Derrotado, ensalzado y denostado en proporciones difíciles de precisar, Diego Armando Maradona libra su última batalla contra sí mismo. La duda entre ser o no ser más, seleccionador de Argentina late en su pecho. En su cabeza rondan otras cosas, los reproches, las alabanzas, el recibimiento a golpe de vuvuzela en campo propio y los abrazos rotos de una afición incondicional pero decepcionada.

En los surcos de su cerebro también tiene espacio su ascenso al trono de la política. Aupado por “Reina Cristina”, título de la biografía de Olga Wornat sobre la presidenta de Argentina, la Jefa del Estado se subió al carro de la popularidad del héroe nacional: Yo te banco (apoyo)! aseguró.  Afiliado al Partido Justicialista (PJ) donde el único dios es y será Juan Domingo Perón, Maradona se ha encontrado con un premio de consolación en el Congreso. El diputado Juan Cabandié, hijo de desaparecidos recuperado hace unos años por las Abuelas de Plaza de Mayo, presentó un proyecto de ley para que le hagan un monumento. “Es un icono de la cultura popular argentina”, argumentó el joven legislador.

Mito vivo entre los muertos (Gardel y Evita) “el 10” tiene siempre el perdón a su alcance. “El pueblo argentino ha dado muestras de que, si de Maradona se trata, los resultados ya no importan. Habiendo sido eliminado en los cuartos de final en el Mundial de Suráfrica, miles de personas se volcaron a las calles para recibirlo… Este afecto ya es eterno y, por eso, proponemos inmortalizarlo en un monumento”, insiste Cabandié. Verdad parcial, a juicio de Susana Viau que hoy en Clarín asegura que los manifestantes que recibieron a Maradona no fueron espontáneos sino empujados por el intendente Alejandro Granados, el matrimonio Kirchner había apostado un buen puñado de fichas al “icono” para continuar con su hegemonía en el poder. En total, había impresos cincuenta mil carteles con la foto de la presidenta, Néstor Kirchner y Maradona pero después del resultado frente a Alemania, los quemaron todos.

Pasto de las llamas el incombustible Maradona, no todos se arrodillan a sus pies. Cristian Ritondo, legislador de Pro, fue uno de los que se opuso a la estatua del Pelusa:Fue el mejor futbolista de Argentina pero tiene otras características que no lo hacen merecedor de un monumento”, sentenció. Carlos Raymundo Roberts, columnista de La Nación,  fue implacable con “el Diego” y, de paso, con Cabandié.  Del primero dijo, “como director técnico sigue siendo un gran jugador” y del último, “su propuesta nos debería hacer reflexionar como sociedad y como país”. Dicho esto, ambos se quedaron de piedra.

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2010

Más sobre «El talón de América»

Calendario
julio 2010
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Twitter
FB