Morir en Bolivia

Publicado por el Aug 5, 2008

Compartir

Dos mineros han muerto cinco días antes de que Evo Morales se juegue el todo por el todo en el referéndum revocatorio de su mandato. Como suele suceder en Bolivia, nadie sabe quién ha sido. La Policía dice que el plomo no salió de sus fusiles. Los agentes ponen la mano en el fuego de que son inocentes. Los gases lacrimógenos son la única propiedad que reconocen. Los cadáveres, aún frescos en distintos puntos del infierno eterno boliviano, no tienen padre ni madre que los haya engendrado para su muerte. La familia que les queda en la tierra manda al diablo a Evo Morales, a Hugo Chávez y a todos los militares locales y venezolanos que, como un solo hombre, gobiernan este país.
La última chispa saltó hoy pero el polvorín se extiende por todo el territorio. Las protestas abortaron, intencionalmente, la visita de Cristina Kirchner y Hugo Chávez a Tarija, donde ahora se calcula que hay medio centenar de heridos. El escenario actual vuelve a recordar las épocas en las que Evo Morales era la oposición.
Maestros enredados a golpes por pensiones decentes, mineros forrados con dinamita bajo los puentes, gobernadores y dirigentes regionales en huelga de hambre y unas demandas furiosas de autonomías ofrecen, como ya es habitual, un panorama desolador de Bolivia.

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2008

Más sobre «El talón de América»

Calendario
agosto 2008
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archivo
Twitter
FB