La misiva andina

Publicado por el jun 28, 2007

Compartir

Querida María Teresa:
Perdona que utilice el blog para comunicarme contigo pero tienes tantas direcciones de correo electrónico que ya no sé cuál es la buena. Verás, el caso es que ya no puedo más, necesito que me pongas un poco al día de lo que pasa en Ecuador.
La última noticia que me llega es la idea esa de Rafael Correa de disolver el Congreso. Cuando la he leído he dado un respingo. Lo primero que se me ha venido a la cabeza fue la hazaña de Fujimori en el 92. ¿Te acuerdas? Por entonces el chino, como le conocía todo Perú y él mismo se publicitaba, no tuvo mejor ocurrencia que dar lo que el mundo entero calificó de autogolpe. Es decir, desconocer todos los poderes o instituciones habidas y por haber.
Aquello fue el principio de un Gobierno que terminó, como bien sabes, fatal. La despedida a la francesa del ex presidente, en vuelo libre a Japón, donde se refugió un tiempo, fue la nota de color de una historia en blanco y negro (tú me entiendes). Pues resulta que ahora, el prófugo de la justicia andina, que tiene doble nacionalidad y está preso en Chile, quiere presentarse a las elecciones en Tokio.
Supongo que así, bajo el amparo de la nipodemocracia, si sale electo, podrá intentar darle esquinazo a la Justicia y que le juzgue la historia en lugar de los jueces. Estos, a cara descubierta y no como en su época que los magistrados llevaban un verdugo o se escondían detrás de vidrios ahumados. Si lo logra el chino-, los muertos de la Universidad de La Cantuta y los que no sabían leer ni escribir, seguirán sin descansar en paz pero eso, las cosas como son, es harina de otro costado, más sangrante si cabe.
Bueno, en realidad, como te decía, mi interés está en Correa. Mira que el hombre tiene ojos lindos y de cuerpo, ni hablar. Como todavía está en los 40 y esa edad, al sexo fuerte, seamos sinceras, les sienta de miedo, la verdad que daba gusto echarle el ojo. Tú lo ves todos los días pero yo, la primera vez que lo tuve frente a frente casi me hipnotiza con ese iris verde esperanza. Pero, cuando siguió hablando y hablando me dije, aquí hay gato encerrado. Estaba equivocada, lo que había era un tigre hambriento, con diplomas en Estados Unidos y Francia, dispuesto a merendarse a sus presas siempre que hubiera carne- al primer zarpazo.
Entonces, se disputaba la primera vuelta de las elecciones y el hombre figuraba en las encuestas como favorito. ¿Te acuerdas? Tan convencido estaba de su triunfo que logró después en ballotage- que no se privaba de hacer gala de su amistad con Hugo Chávez. Di tu que el venezolano, al contrario de lo que sucede en Perú, no tiene mala imagen en Ecuador, y Correa se podía permitir esos lujos de confesar la verdad en público. En Lima, en cambio, el ex militar Ollanta Humala, sucumbió al abrazo de oso que le dio el ex paracaidista de la boina torcida. Por cierto, aquello también me sorprendió. Todavía me cuesta entender que Hugo Chávez entrara al trapo de la retórica implacable de Alán García que sabe, como ese en el que piensas, más por viejo que por diablo.
Bueno, que me disperso, pues eso. Que tengo mis dudas de cómo está el panorama. Me gustaría saber si la Asamblea Constituyente, marcha o está parada. También que me cuentes un poco qué ha pasado con los diputados que salieron elegidos en el mismo proceso electoral que él y se los quitó, de mala manera, de en medio. Todo, por su obsesión en echarle el candado al Congreso porque la Constituyente ya tenía el visto bueno pero el quería, como Evo y Hugo, poderes plenipotenciarios. To pa mi, que diría un ex jefe mío. Es decir, cartas marcadas para apostar y ganar no sólo la partida, sino el juego entero y eterno.
Además, también tengo cierto interés en conocer cómo fue la asesoría argentina en el temita de la deuda externa. Me han dicho que Correa se quedó un poco mosca porque la gente de Kirchner le aconsejó que se olvidara de la suspensión de pagos. Ya sabemos, lo que a unos les va bien al menos al principio- no vale para todos. Más tarde o más temprano te acaban pasando la factura. Aunque no la pagues de inmediato en dinero contante y sonante, te la cobran por otro lado. Ya sabes, no invierte ni Blas, te cierran las puertas en todas las casas y demás locales y, como dicen ellos, se viene la noche (son tan gráficas las expresiones argentinas).
Antes de que se me olvide, hay otro detalle que me interesa. Me cuenta un colega muy querido de Buenos Aires que la última vez que vio a Correa éste le dijo que no pudo hacer las cosas al derecho se refería a lo de sacar la Constituyente a su gusto sin pasarse por el arco del triunfo a los diputados- porque hubiera tenido que pactar con el partido de Lucio Gutiérrez, otro al que se ventilaron como si nada. Cuando me interesé por el motivo, ya que Correa no presentó lista de diputados en el Congreso y sabía que pactar tenía que pactar, me dijo que el presidente de Ecuador le había hecho un gesto con la mano como diciendo que pedía demasiado.
Debía tener yo un día de lo más lelo, porque le pregunté, ¿Qué quería demasiado? Mi amigo se rió y me dijo: plata, platita, linda (creo que con lo de linda se refería al dinerillo no a mi).
Bueno, ya ves, me gustaría saber si me puedes confirmar estas cosas o estoy desorientada. Te pido que lo hagas cuanto antes porque uno de los que me lee, -es muy educado y ya sabes que esos no abundan- , me lo pidió a mi primero y le he tenido abandonado.
Muchas gracias anticipadas y otro día hablamos de las Galápagos. (También creo que la cosa está fea o va a paso de tortuga). Besos. Tu amiga Carmen.

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2007

Más sobre «El talón de América»

Calendario
junio 2007
L M X J V S D
« may   jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Twitter
FB