Así que son

Publicado por el May 30, 2007

Compartir

Ya es hora de contar cómo se cotiza Maradona. Lo digo porque hasta yo me empiezo a cansar del acertijo. De todas formas, antes, desvelaré algunos secretillos de, “la negociación”.

Lo cierto es que ni se me había pasado por la cabeza solicitar una entrevista con el ex futbolista. Lo hice otras veces y siempre la condicionaron a un puñado de dólares, así que en esta ocasión ni me lo planteé. Despreocupada por el asunto, un buen día (el 8 de mayo) recibo en mi correo electrónico un mensaje de la “doctora Andrea Milagros Alicante”. El archivo incluía copia a otros medios. Le eché un vistazo y descubrí, para mi sorpresa, que la firmante se arrogaba la condición de “apoderada de la señorita Verónica Carolina Ojeda, actual pareja del señor Diego Armando Maradona”. A esta carta de presentación le seguía un amago de contrato en el que ofrecía distintas ofertas.

Modalidad A:

-(…) primera presentación pública, en un reportaje, contestando todas las preguntas que quieran formularle respecto de su relación con el jugador y la actual situación del mismo.

¿Qué papel haría Maradona en ese caso?. La abogada lo aclaraba a renglón seguido: “la acompañará” pero no responderá “pregunta alguna”. En el siguiente apartado, bajo el epígrafe de “CONDICIONES”, incluía, por un lado, “el valor de tal presentación” (el caché que dejaba en blanco) y aparte “traslados y estadía paga (sic) para la señorita Verónica Carolina Ojeda, para el Sr. Diego Armando Maradona y para la presente”, es decir, para la abogado que además cobraría, según el inciso C) Honorarios profesionales…

Modalidad B):

El siguiente “ofrecimiento” consistía en una entrevista conjunta a la pareja, “respondiendo ambos las preguntas que se les quiera hacer” y los consabidos apartados económicos. En el documento, en el que “desde ya expresa reserva” (sic), anunciaba que en ambos casos se estaría tratando de una “primicia exclusiva”.

De nuevo engrasada la máquina de hacer dinero con y para Maradona, me puse en contacto con la señora “apoderada”. En nuestras conversaciones contó que la pareja lleva dos años de novios, que “están conviviendo” y que desde la separación del ex futbolista de Claudia Villafañe, es la primera mujer que “blanqueó”, es decir, que Maradona reconoció en público que eran novios.

En varias ocasiones cuestioné la figura de una señora que, según le confié, no tenía historia propia y desconocía qué cosas interesantes podía contar. La abogada recordó que en la última recaída que tuvo “el 10”, ella estuvo “sin despegarse” del paciente en el Hospital. También aclaró que le había advertido que, de lograr vender la entrevista, “se tiene que involucrar bastante. Si no, no tiene sentido”. Le advertí que en ABC no se pagaba por entrevistas y que mi interés respondía a curiosidad personal y profesional, aunque insistí en conocer las tarifas.

La doctora Andrea -en Argentina todos los abogados son doctores y se hacen llamar así- despejó las dudas: Las palabras de Verónica Ojeda sola y con Maradona de testigo mudo, valían 300.000 dólares. Le dije que era un disparate. Total, ¿quién es esa chica?. Con artes periodísticos, es decir, preguntilla tras preguntilla con voz de, yo no he sido, me dijo que la mujer, “antes tenía un negocio de ropas” pero que lo cerró porque ahora, tiene otro cometido: “se dedica a estar con él”. Le expresé mi sorpresa y la mala impresión que causaba hacer negocios con la vida privada de Maradona y más, después de que lo que queda del futbolista, demandara respeto a su intimidad en el programa argentino de TV de Marcelo Tinelli. Por cierto, cuya participación, según Susana Giménez, ex novia del boxeador Carlos Monzón, presentadora de un programa de audiencia descomunal y considerada una diva dentro y fuera de la caja tonta, había sido posible previo pago de 60.000 dólares.

La verdad es que la abogada se quedó algo azorada y justificó la operación porque “no salió de ella, salió de él”. Es decir, por si había dudas, que el negocio lo propuso Maradona. Hay que reconocer que la “doctora Alicante”, desde el principio, se había declarado “nueva” en estos menesteres. Amiga de la novia de Diego de Villa Fiorito, el barrio humilde donde creció Maradona y donde esta Verónica tiene sus raíces, el tema le había llegado como caído del cielo o de cualquier otro lado menos santo.

Entre una cosa y otra volvimos al tema de “la plata” y abordamos lo que queréis saber. -¿Cuánto por la segunda opción que incluye a los dos frente al micrófono? La respuesta fue inmediata: 500.000 dólares. De nuevo, expresé mi asombro por la cifra. “Él quería todavía más”, añadió ella. -¿Y él sólo?, le volví a preguntar. “Lo mismo”, respondió (veis como ninguno acertó). Tras idas y venidas por otros vericuetos le pregunté: ¿Y usted, cuánto se lleva? “Mi comisión es del 5 por ciento”, dijo con cierto titubeo.

Con estos números en liza nos trenzamos en que si un poco arriba, un poco abajo que tal y cual, que sí que no, hasta que atajó: “¿Qué es lo viable para usted?”. Desconcertada y en busca de que yo dijera una cifra, -pese a que ya le había advertido que nosotros no pagamos- reconoció que bastaba con que le diera cualquiera cifra y, “yo lo converso con él”.

Así que esto es todo. El que quiera una entrevista con Maradona o suelta medio millón de dólares o llama a la doctora Andrea Alicante y se pone a regatear. A estas alturas y con la condición física del Pelusa me da la impresión de que al primer pase hace gol.

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2007

Más sobre «El talón de América»

Calendario
mayo 2007
M T W T F S S
    Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Twitter
FB