ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

El peine del tejedor

443, la “ruta del apartheid”

 

 

Hay en Israel carreteras para todos, y carreteras por las que los árabes tienen prohibido circular. Desde esta misma mañana, la más famosa de las rutas segregadas, la 443 también llamada “ruta del apartheid”, lo es un poco menos. Al menos en teoría. En cumplimiento de una sentencia de la Corte Suprema de 2009, Israel ha tenido que levantar la restricción que impedía a los palestinos utilizar 15 kilómetros de esa vía construidos en suelo cisjordano, lo que les obligaba a hacer largos rodeos, por ejemplo, para acudir desde las aldeas periféricas a Ramala, donde se encuentran los principales servicios asistenciales y hospitalarios.

La prohibición de utilizar ese tramo se impuso en 2002, en plena furia de la Segunda Intifada contra la ocupación. Cinco israelíes habían sido asesinados en dicha carretera en diversos atentados palestinos. De hecho, muchos judíos evitan aún hoy utilizar esta ruta que une Jerusalén con Tel Aviv a través del territorio ocupado por miedo a disparos, cócteles molotov o pedradas. No obstante, por encima de ello, el juez ha entendido que las limitaciones de uso en la 443 tenían como objetivo únicamente satisfacer necesidades internas israelíes como “Estado que domina”.

De todas formas, la liberalización de esos 15 kilómetros no es lo que parece. Ayer, el Ejército israelí había habilitado sólo dos accesos permitidos a palestinos (Beit Sira y Beit Ur al-Foka), y siempre previa inspección de seguridad en los vehículos, dispuesto únicamente cuatro salidas, bloqueado los caminos secundarios que llevan a la 443 e instalado una nueva barrera en la entrada de Ramala. La Asociación para los Derechos Civiles de Israel (ACRI) que promovió ante los tribunales el levantamiento de la prohibición ya se ha quejado de que “no hay cambio alguno” sobre la situación de los últimos ocho años.

La 443 no es la única carretera construida en suelo palestino que no pueden utilizar los palestinos: también están tramos de la nacional 90, que recorre el Valle del Jordán hasta  el Mar Rojo, y de la 557. Se calcula que, en total, 68 kilómetros de la red viaria Cisjordania están vetados para los habitantes cisjordanos y que en otros 164 tienen importantes dificultades de acceso que limitan sus movimientos.

Más blogs en ABC