ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

El peine del tejedor

Luto por 22.682 soldados muertos

Es sobrecogedor. Esta noche han vuelto a sonar las sirenas en Israel para conmemorar el Iom Hazikaron, el día en recuerdo de los soldados caídos y de las víctimas del terrorismo. La vida en Jerusalén se ha paralizado por un minuto, como si alguien hubiera apretado la tecla del “pause”.

No se si sucede en otros países. En Israel el gesto de respeto colectivo es escalofriante en esta fecha, e igual en la jornada que honra a los muertos en el Holocausto, que se celebró el lunes 12: las alarmas antiaéreas empiezan a ulular y la gente se detiene en seco en la calle. Sirva como ejemplo el video que precede estas palabras, es de hace unos años en plena plaza de Sión, en el corazón de Jerusalén. El silencio es absoluto. La imagen se congela. Los coches frenan en medio de la carretera y sus ocupantes se bajan para ponerse firmes.

Hace un año, viajando con una amiga de camino a Tel Aviv, estuvimos a punto de vernos involucradas en un accidente múltiple cuando superamos un cambio de rasante en la autovía y nos encontramos de golpe con una masa de camiones y de turismos repentinamente aparcados aquí y allá, por toda la calzada, algunos en los andenes… El ruido de las sirenas, que también se retransmite por la radio, les había pillado allí mismo.

Hoy he podido ver desde la ventana de nuevo a familias enteras petrificarse cuando iban de paseo para observar el momento de luto. También a un grupo numeroso, entre el que ha salido disparado un tipo para golpear con disgusto un coche que pasaba a escasa velocidad a su lado. El conductor ha parado y ha salido para esperar de pie el fin de la sirena.

Muestra de la solemnidad de este día es que la ceremonia oficial se celebra frente al Kotel, que conocemos como el Muro de las Lamentaciones. Allí, con la presencia de las principales autoridades del país, se han honrado a los 3971 civiles muertos en actos terroristas y 22.682 soldados fallecidos en defensa de la tierra de Israel desde 1860 (cuando los judíos se asentaron por primera vez fuera de la Ciudad Vieja de Jerusalén). Las cifras ofrecidas por el diario Haaretz dicen que 111 de ellos “han sido matados” desde el último día de conmemoración, es decir, abril de 2009.

Estaba reflexionando sobre estos números, sobre como se tiene tanta precisión contando con bajas que ocurrieron más de un siglo, mientras conversaba por skype con una colega de Jerusalén que, precisamente, se estaba interesando por la misma cuestión. Un solo muerto es muy importante. España está a punto de enterrar a cuatro militares fallecidos en Haití y hemos despedido a un millar de víctimas de ETA. Pero con respecto a esos 111 militares judíos “matados” en el último año, no nos salen las cuentas: en estos doce meses no ha habido nueva guerra, sí ataques, atentados y choques con los palestinos en los que han muerto soldados de Israel,  pero no alcanzamos a sumar un centenar. Mi compañera ha preguntado al Ejército qué criterios han utilizado y van a ofrecer una respuesta. 

Al término de esta conmemoración, Israel festejará el 62 Aniversario de su Independencia. La misma efeméride que los palestinos lamentarán como la gran “catástrofe”, el “desastre”, la Naqba, que supuso para ellos la proclamación del Estado de Israel en 1948.

Más blogs en ABC