ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

El peine del tejedor

Netanyahu, el amo de Jerusalén

 

El discurso de Benjamin Netanyahu ofrecido ayer por la tarde, (madrugada en Europa) ante el Comité Americano-Israelí de Asuntos Públicos (AIPAC), está dando la vuelta al mundo. Especialmente esa frase en la que ha dejado claro en Washington que para él, “Jerusalén no es un asentamiento, es la capital de Israel”. O lo que es lo mismo, que Israel va a seguir construyendo tanto como le apetezca en el Jerusalén Este ocupado en 1967 y unilateralmente anexionado en 1980, que para eso es suyo. Dicen.

Aquí está el discurso en su versión íntegra. Es un discurso calculado, medido, escrito para los oídos del principal lobby judío de los EE.UU ante los que fue leído, pero también para los de Barak Obama, con quien el primer ministro israelí se reúne esta tarde. No tiene desperdicio, Netanyahu en estado puro.

Me ha llamado la atención una afirmación en la que dice “cuando Egipto y Jordania reconocieron que no seríamos derrotados en la batalla, abrazaron el camino de la paz”. También el párrafo en el que Netanyahu relata que los judíos no son “colonialistas extranjeros en su propia tierra, una de las grandes mentiras -dice- de los tiempos modernos”, y luego explica que en su despacho tiene un anillo grabado que data de 2.800 años atrás y que fue encontrado cerca del Muro de las Lamentaciones (Kotel). En él aparece escrito en hebreo Netanyahu Ben-Yoah, su apellido, y que Benjamin es 1.000 años anterior, el nombre del hijo de Jacob, hermano de Shimon, como Shimon Peres… Para el caso, que hace 4.000 años “Benjamin, Shimon y sus diez hermanos vagaban por las colinas de Judea”, nombre que Israel da a parte de la región que hoy constituye Cisjordania.

Conclusión, que Jerusalén es de los judíos, y además su capital, “y todo el mundo sabe que esos vecindarios (los capturados y colonizados en el Este de la Ciudad Santa) serán parte de Israel en cualquier acuerdo de paz”.

Netanyahu llama un poco más abajo a los palestinos a negociar. De sobra sabe que ni Mahmmud Abbás, ni ningún líder palestino, firmará nunca una paz que no establezca Jerusalén Este como capital del Estado palestino. Nunca. Veremos a ver de qué lado se pone Obama esta tarde.

Más blogs en ABC