ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

El peine del tejedor

Que viene Lula, “profeta del diálogo”

 

El presidente de Brasil llega en viaje oficial esta tarde y, con independencia de lo que dé de sí su visita, hay algo que reseñar en su agenda que le diferencia del resto de los líderes mundiales que han pasado por aquí en los últimos años: Lula va a dormir en Belén. En los Territorios Palestinos ocupados.

Nada de un fugaz cabezazo a la carrera a la Muqata para hacerse una foto y cumplir el expediente como han hecho todos: de Bush a Berslusconi, de Zarkozy a Zapatero. El brasileño viene para cuatro días, y hora arriba o abajo, pasará la mitad de su tiempo en Israel, y la otra mitad en suelo palestino. Insólito. No es mala manera de empezar a poner en práctica lo que, según el mismo ha dicho en una entrevista, viene a hacer aquí: convertir a Brasil en un mediador de paz en la región, pero un mediador con “nuevas ideas”.

Lo que no es seguro es que sus audacias y su controvertido comportamiento diplomático gusten a Israel. Lula fue uno de los primeros líderes mundiales en recibir en noviembre en Brasilia al recién reelegido Mahmmud Ahmadineyad y próximamente, en mayo, viajará a Teherán para devolver la visita. Ha criticado a Benjamin Netanyahu por comparar al presidente iraní con Hitler. Y en Tel Aviv no olvidan que en la Conferencia de la ONU sobre discriminación racial, abril de 2009, la delegación brasileña permaneció sentada cuando casi todo el plenario se levantó espantado al escuchar a Ahmadineyad aquella gastada retórica del apocalipsis de que va a borrar a Israel del mapa.

Habrá que ver a Lula defendiendo que es “un negociador, no un ideólogo” capaz de relacionarse a la vez con Chávez, con Netanyahu y con Ahmadineyad y haciéndolo en voz alta en Israel, donde no hay mandatario que ponga el pie que no jure sus deseos de aislar a Teherán.

La prensa ha bautizado a Lula ya como “profeta del diálogo”. Justo lo que más hace falta ahora, después de que la semana pasada los palestinos se echaran atrás en su disposición a mantener conversiones indirectas cuando Tel Aviv anunció que va a construir 1.600 nuevas viviendas en Jerusalén Este en mitad de una visita a la zona de Joseph Biden, número dos de Obama.

Las condenas de la ONU y de la UE están ahí, también las palabras de Hillary Clinton lamentando el “insulto” a los Estados Unidos. No a los palestinos, que quede claro. Hoy, Benjamin Netanyahu ha abierto la boca para decir que ese incidente nunca debería haber sucedido. El de ofender a Estados Unidos, se entiende, no a los palestinos. Habrá que ver también que dice Lula, porque, a buen seguro, prestará más atención a la ocupación que a las (gravísimos) agravios entre aliados.

También hay que decirlo, si Lula tenía tantas ganas de poner su sentido común en Oriente Próximo, podía no haberlo dejado para el final de su mandato.

 

Más blogs en ABC