Antagonistas

Pa­blo Ca­sa­do in­quie­ta se­ria­men­te a sus ri­va­les. Des­de que apa­re­ció en la es­ce­na co­mo má­xi­mo di­ri­gen­te del PP, no de­ja de re­ci­bir in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes de sus an­ta­go­nis­tas po­lí­ti­cos. Es­pe­cial em­pe­ño po­ne el PSOE, que ha con­clui­do que de­fen­der va­lo­res de­mo­crá­ti­cos de to­da la vi­da te con­vier­te au­to­má­ti­ca­men­te en un pe­li­gro­so per­so­na­je de la ex­tre­ma de­re­cha. Ade­más de al­gu­na sig­ni­fi­ca­da ter­mi­nal me­diá­ti­ca, con ca­pi­tal muy de de­re­chas, se ha sig­ni­fi­ca­do en la con­tu­ma­cia el al­cal­de de Va­lla­do­lid, Os­car Puen­te. Las ocu­rren­cias de es­te por­ta­voz so­cia­lis­ta no re­sis­ten un so­me­ro re­pa­so de la he­me­ro­te­ca, en don­de se guar­dan per­las co­mo la com­pren­sión del ré­gi­men cha­vis­ta, lo que lo con­vier­te a él en un ex­tre­mis­ta iz­quier­do­so, a te­nor de su pro­pia es­ca­la de va­lo­res, me­di­das y pe­sos po­lí­ti­cos. Pues­tos a ha­cer aná­li­sis de fon­do, con la al­tu­ra in­te­lec­tual que ca­rac­te­ri­za a Puen­te, po­de­mos con­cluir que Sán­chez es a Fe­li­pe Gon­zá­lez, lo que Chi­qui­to de la Cal­za­da a Grou­cho Marx. Aun­que es cier­to que el sen­ti­do del hu­mor nun­ca fue el fuer­te de la iz­quier­da, y me­nos de la ex­tre­ma.