Responsabilidad

Es chocante que Sánchez pida responsabilidad a Pablo Casado. Él, que instaló el «no es no» en la política española, en un gesto de irresponsabilidad que llevó a cosechar el más pobre resultado del socialismo español: 84 escaños. Con ese escaso apoyo, más los votos de golpistas y filoetarras, el líder socialista, interino en La Moncloa, pide al nuevo presidente del primer partido en escaños que sea responsable. Chocante y osada actitud. Hay otra parte de España que le pide lo mismo a él, quien parece dispuesto a cualquier cosa con tal de poder usar el avión oficial. De Sánchez, que todavía no ha dado una rueda de prensa en España, sólo sabemos que le gusta hacer fotos poco auténticas y que se muestra inclinado a escuchar a los independentistas frente al clamor del resto de España. Esa actitud infantil, y un tanto egocéntrica, suele crear un régimen en el que los que gobiernan tienden a anteponer su peripecia y biografía personal a la verdadera responsabilidad social. Un buen ejemplo es el actual inquilino de La Moncloa, que debería de una vez por todas convocar elecciones, si de verdad quiere ser responsable.