Pensamiento único: nunca más

Lo más trasnochado y cavernícola que hay en el panorama político español es la supuesta superioridad de la izquierda. Vamos, que están como para dar lecciones de cultura y democracia Sánchez, Carmen Calvo o Pablo Iglesias. Algunos de ellos rozan los estándares elementales en cuanto a crédito y práctica democrática. Ya no digamos de talante y tolerancia. Supongo que la misma ley y consenso político que sirve de paraguas para que independentistas y filoetarras digan lo que dicen también nos amparan a quienes creemos en la vida, en la unidad de España, en la libertad, en la economía libre de mercado, en la propiedad privada, en el esfuerzo personal y en el valor de la lengua común. Digo yo que podremos decirlo, o ¿ya nos van a meter en la cárcel por ello? Tratar de descalificar a Pablo Casado por defender esos principios sí que es antidemocrático y cavernícola. Estamos empeñados –o mejor dicho, están– en presentar la democracia al revés. Las sociedades avanzadas tienen que favorecer un contraste de opiniones civilizado y sereno. Y no parece el caso. Insisto, están como para dar lecciones.