Falta de compromiso

El momento que vive España es de suma gravedad. El PSOE ha decidido aliarse con la extrema izquierda y los independentistas con el único objetivo de que Sánchez, que no fue votado por los españoles, duerma en La Moncloa. No hay nada más detrás. Escuchando ayer a la actual portavoz del Gobierno, al ciudadano medio le entran ganas de llorar. Quítate tú que me pongo yo es el corolario final de un político que carece de las más mínima idea del bien común y del servicio a la sociedad. Lleva un mes en el poder y todavía no ha dado ni la primera rueda de prensa. Frente a él, ahora mismo no hay nadie. Rivera, desaparecido tras su error de cálculo. El PP, enfrascado en su elección de nuevo líder, preludio de su paso por el desierto. Solo dos o tres medios alertamos acerca del desmontaje antidemocrático que se está perpetrando en la España actual, a manos de una de las clases políticas más irresponsables del último medio siglo. La carencia de compromiso por parte de la ciudadanía también explica tal infortunio.