VOLVER A EUROPA

A este Gobierno, a diferencia del de Rajoy, le sobra literatura y le falta precisión. El problema es que una democracia no se gobierna con mística. Eso es más propio de otros regímenes. La fabulación en los países libres tropieza con la realidad y al ciudadano le suele irritar que le tomen el pelo. Decir ahora que España vuelve a Europa es un insulto a la inteligencia. O ¿dónde estaba Nadia Calviño? ¿Tal vez jugando con los presupuestos de Vietnam? A lo mejor es que Elena Valenciano anda despistada por un parlamento boliviano. Hasta puede que Guindos en realidad sea el vicepresidente del Banco Central de Kenia. Mariano Rajoy si en algún sitio estuvo, fue en Europa. Nuestra política monetaria la marca el BCE. La obsesión por el déficit viene de Bruselas. La PAC hace años que afecta a los agricultores españoles. Pregúntenles a los ganaderos gallegos y su cuota láctea a ver si estamos o no en Europa. Volvamos al sentido común y abandonemos la fabulación.