LOS PERDEDORES

En esta moción de censura, por la cual un partido con apenas 84 escaños ha logrado formar un gobierno sin pasar por las urnas, hay claramente un ganador y tres perdedores. Ciudadanos, Podemos y PNV, cada uno a su manera y por distintas razones, se han metido un gol en propia puerta. Los triunfadores son los socialistas, que van a tener la oportunidad de hacer electoralismo durante casi dos años de gobierno. También sale bien parado el bipartidismo. De nuevo, en la liza de las próximas elecciones generales, la disputa será entre PP y PSOE. Los otros actores jugarán un papel secundario. El PP, que fue el teórico derrotado, tiene ahora la oportunidad de rearmarse moral y políticamente, con un nuevo liderazgo y afrontar así las próximas consultas. Hasta tal punto es así, que, muy probablemente, en las próximas generales, vuelvan de nuevo los populares a ser la fuerza más votada. Ciudadanos se precipitó. Podemos será el caladero en el que más pesque el PSOE que gobierna, y el PNV no calculó suficientemente bien hasta dónde pueden mantenerse sus privilegios y los añadidos. En ocasiones tienen que ocurrir cosas malas para que vengan otras mejores.