LO QUE NOS DICE EL CIS

Interpretar el último barómetro del CIS no parece tarea fácil. Su lectura admite múltiples reflexiones, incluso a veces contradictorias, pero todas ciertas. Así, aunque se constata el ascenso de Albert Rivera, Ciudadanos volvería a ser la tercera fuerza en unas hipotéticas elecciones generales. Tendría, eso sí, la llave para formar Gobierno, lo que no es poca cosa, pero falta recorrido todavía para que la formación naranja tome la delantera y queda partido hasta volver a las urnas. No hay que olvidar que Cs ganó en Cataluña porque se envolvió en las tesis de unidad de España, que el PP no supo o no pudo vender allí, y en las viejas esencias socialistas, que los nuevos dirigentes del PSOE desprecian, a pesar de que solo gracias a ellas triunfaron en la política española. El mensaje que envía el electorado a través del CIS es que, si Rajoy se va algún día, no necesariamente será Rivera quien le sustituya en La Moncloa. Porque siendo bueno el resultado de Ciudadanos, es insuficiente y su líder, con Arrimadas bien cerca, tiene todavía mucho trabajo.