ESCUCHAR AL PUEBLO

Escuchar a la calle es la mejor forma de saber lo que piensa la ciudadanía. Sus políticos tienden a no querer saber lo que de verdad importa a los votantes. La humildad no suele ser compañera de viaje de quien gobierna o de quien aspira a ello. Desde la Grecia clásica, se sabe que en política todo poder es finito y como toda obra de hombres, pasará. Por eso es aconsejable para aquellos que, con buena voluntad gobiernan o aspiran a gobernar, prestar oídos a quienes en realidad son los depositarios de la soberanía: los ciudadanos, los votantes. Si hacemos caso a la encuesta que hoy publica ABC, algo de gran calado está ocurriendo entre los españoles. Por primera vez, desde la desaparición de la UCD, aparece como más votado un partido que no es ni PP ni PSOE. Está claro que algo ocurre, y tiene que ver con la defensa de la unidad de España.