NO TEN­GÁIS MIE­DO

Que íba­mos a lle­gar a es­ta si­tua­ción es­ta­ba más que can­ta­do. Puig­de­mont no de­jó de anun­ciar­lo un día sí y otro tam­bién. El Go­bierno ha ac­tua­do con la pru­den­cia que ca­rac­te­ri­za a Ma­riano Ra­joy, de­mos­tran­do una vez más ser un po­lí­ti­co cen­tra­do que rehú­ye el con­flic­to. Ha­brá, sin em­bar­go, quien le re­pro­che que va­mos con re­tra­so. Que, co­mo con­se­cuen­cia de esa de­mo­ra, he­mos vis­to con pas­mo có­mo se po­nía en mar­cha el ar­ti­fi­cio de una le­ga­li­dad pa­ra­le­la que dio vi­sos de ar­ma­zón ju­rí­di­co y de­mo­crá­ti­co a lo que no de­ja de ser un dis­la­te y un gol­pe de es­ta­do. Ade­más, el eco in­ter­na­cio­nal, mal ma­ne­ja­do, y la ges­tión de al­gu­nos ca­pí­tu­los del cu­le­brón pro­cés han en­ve­ne­na­do a una par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na. En cual­quier ca­so, va­rios as­pec­tos de­ben que­dar cla­ros: los úni­cos cul­pa­bles son los se­di­cio­sos, no el res­to de la so­cie­dad res­pe­tuo­sa con las le­yes, y, aun­que hay ago­re­ros que anun­cian las pe­nas del in­fierno, Es­pa­ña y su de­mo­cra­cia, tan jo­ven a pe­sar de los cua­ren­ta años ya vi­vi­dos, sal­drán for­ta­le­ci­das de to­do es­to. Por eso no hay que te­ner mie­do.