EL SILENCIO NO ES RENTABLE