DONDE HABITA EL OLVIDO

Cuba parece haber entrado en el territorio del olvido. Ya nadie se ocupa de ella. Ni siquiera la entusiasta y acomodada extrema izquierda europea, a la que tanto fascinó en otro tiempo. El huracán Irma centra toda nuestra atención porque la poderosa maquinaria mediática norteamericana se encarga de retransmitir en directo un fenómeno de la naturaleza que arrasa con todo cuanto encuentra. Irma también llegó a Cuba y solo dejó destrozo a su paso. El país está lacerado, pero da la impresión que ese país no existe ni para los periodistas españoles ni para nadie. TVE hace tiempo que se marchó de la isla y todo cuanto allí acontece parece no interesar a nadie. La industria turística de Varadero se ha malogrado en más de su mitad, y los cubanos malviven en la miseria, a causa de un cruel régimen comunista que los tiene sometidos. El ensimismamiento que genera el mismo inicuo sistema político cubano, hace que no se pueda contar lo que allí ocurra, aunque Irma sea igual de devastador en las Antillas que en Florida. El olvido nos espera siempre, pero hay que no merecerlo. Las televisiones siempre se van antes de tiempo, a Cuba ni llegaron.