ESTADO DE DERECHO

Tengo muchas dudas sobre la Justicia en España. Supongo que no por ello cometo ningún delito. Entenderán que vea a jueces y fiscales muy humanos, con sus miserias y grandezas. Y estoy convencido de que a la inmensa mayoría de ellos les mueve la buena voluntad. Pero en este país allanan tu casa en busca de un recibo de la luz que el banco devolvió indebidamente, mientras los etarras con más de veinte asesinatos salen a la calle. Los inspectores de Hacienda se llevan hasta el álbum de fotos del bautizo de tu niño, pero no hay narices para enderezar a quienes quieren romper la unidad de la nación más vieja de Europa. Por eso dudo tanto de la Justicia en España. Porque los sumarios se han convertido ya en penas, porque se ha barrido la presunción de inocencia, porque a jueces y fiscales no los controla absolutamente nadie, porque si eres futbolista y famoso cambias la cárcel por una multa, pero si estás casado con la hija del Rey te cae la del pulpo por algo similar. Porque probablemente todos hemos colaborado a que este país sea más injusto que nunca y casi hayamos volado el Estado de Derecho.