JUSTICIA IMPERFECTA

injusticia
Los jueces, que están hechos de hombres, no siempre protegen a la sociedad con sus decisiones. Quedó demostrado cuando dejaron en libertad a 97 asesinos, una vez que en 2013 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos modificó la doctrina Parot con carácter retroactivo, y salió a la calle el «violador del ascensor», detenido de nuevo esta semana por varios delitos. Si los jueces no defienden a la ciudadanía, ¿qué hacen exactamente? Dean Spielmann, el presidente del TEDH, felicitó a España por ser el único país de toda Europa que ejecutó aquella sentencia inmediatamente, en 24 horas, a pesar de que la Audiencia Nacional sólo tenía un texto en francés y de que otras autoridades no se percataron de que convenios más recientes no obligaban a su aplicación y, desde luego, nunca con la celeridad empleada. Es decir, Spielmann nos llamó a los españoles «gilipollas», aunque él forma parte de los destacados en el campeonato de comprobar quién es más progre a base de desproteger a la gente normal, a los que cumplen con la Ley, atienden sus obligaciones y pagan sus impuestos.