…PUES «NO ES NO»

martillo pilon

Las primarias fueron presentadas a los militantes del PSOE como el remedio salvador que todo lo iba a curar, y resulta que el problema que tenían para ganar elecciones -la simpleza de Sánchez- se ha convertido en supuesta solución. Esto es lo que tiene la democracia, que cualquiera puede dirigir el partido, aunque quede al borde del abismo. Ahora bien, una cosa son los militantes y otra bien distinta, los electores. Estos últimos ya dijeron «no» por dos veces consecutivas a la fórmula Sánchez-PSOE. Ocurrió en Francia hace bien poco: los militantes escogieron a Benoît Hammon y los ciudadanos comunes lo relegaron al último lugar. De lo que no se puede dudar es de la determinación del vencedor de anoche. Por eso, por esa contumacia que evidencia, lo que me preocupa es España, auténtica damnificada de esta elección, ya que la crisis de fondo que de verdad padece no la ataja un político dispuesto a gobernar con los comunistas, con lo que eso supondría para la economía y las libertades, y porque también está dispuesto a volar la unidad de España si le viene bien para lograr apoyos.