LIBROS DE HISTORIA

Fantasy map of a flat earth

Los pueblos carecen de futuro sin pasado. Afortunadamente, siempre nos asiste un pretérito que nos puede enseñar a equivocarnos menos. También puede sorprendernos, sobre todo por obra y desgracia de las nuevas falsificaciones independentistas. Las sociedades que estudian mal su Historia no es que estén condenadas a repetirla: su problema más grave es que jamás se entenderán a sí mismas. Es justo lo que le ocurre ahora a una parte de España, empeñada en romper su cordón umbilical a base de falsear lo sucedido siglos atrás para justificar las fechorías del presente. Va siendo hora de que en España se alcen las voces de rigor de los historiadores para que no estemos en el eterno retorno de los viejos fantasmas, que tanto dolor ya dejaron entre nuestros antepasados. Falsear el ayer es un pecado de difícil perdón, en el que están incurriendo centenares de colegios de España, donde el mito sustituye a la solvencia, mientras nuestros estudiantes toman apuntes.