18 MILLONES DE EMPLEOS

workers

Durante la crisis económica, que Zapatero no vio y Rajoy padeció desde el minuto uno, allá por 2012, los medios de comunicación nos hinchamos a dar datos malos de nuestra economía. En las tertulias se anunciaba el apocalipsis y las televisiones del régimen, que no eran precisamente los canales de TVE, espantaban a los inversores extranjeros con aquello de que la «tasa de paro es insoportable en España». Y en caída libre. Pues bien, ya tenemos 18 millones de personas trabajando y el objetivo es llegar a 20 millones en los próximos tres años. Pero resulta que aquellos catastróficos indicadores del hundimiento, que antes eran indiscutibles e irreversibles, ya no se consideran válidos en 2017. Si baja el paro la pega ahora es que se trata de empleos basura pero, como los datos se manipulan y tergiversan a demanda, se nos olvida que fue con un gobierno del PSOE cuando más contratos precarios se firmaron. La conclusión es fácil: qué gran noticia la de la creación de 129.281 puestos de trabajo, pero las cifras no sirven cuando alguien ha decidido convencernos de que España es una calamidad.