COMUNISMO EDUCACIONAL

Large-2a_02_boys_home

España como país, y como pretendida sociedad avanzada, comete un grave error al volver a una política educativa donde queda orillada la cultura del esfuerzo. Una triste rendición más de este Gobierno. Podemos entender la necesidad de diálogo y la búsqueda de acuerdos, pero no comprenderemos nunca por qué a miles y miles de jóvenes les vamos a dar una formación deficiente. La propuesta de dejar pasar al Bachiller a los alumnos que no hayan alcanzado el cinco significa, sencillamente, negarles el futuro. En un mundo tan competitivo como el actual, mientras los españoles evitan avanzar en la responsabilidad y el trabajo, los asiáticos se obsesionan por la excelencia y a los estudiantes se les inocula el conocimiento y el sacrificio. Cualquier esfuerzo termina convirtiéndose en saludable hábito. Por tanto, la pregunta es: ¿A quién le irá mejor: a quienes desde niños han adquirido cultura y buenos hábitos o a quienes siempre esperan que les resuelvan los problemas? Caminamos hacia la mediocridad y ya se sabe que un joven al que no se le pide nada poco puede hacer. Recordemos que la educación es la palanca de los más humildes para dar el salto social.