LA DEMOCRACIA AMENAZADA

cañon
El problema territorial vuelve a amenazar a la democracia española, como ya lo hiciera en el pasado. Lo advirtió en su día Torcuato Fernández-Miranda: «La democracia en España siempre fracasó por cuatro problemas: social, militar, religioso y territorial». No existe más conflicto social en nuestro país que en cualquiera de nuestro entorno. La cuestión militar está más que conjurada y no hay problema religioso, por más que la extrema izquierda intente resucitarlo. Solo queda la polémica territorial, centrada exclusivamente en Cataluña, donde cada vez se alzan más voces contra el secesionismo, a pesar del opresor ambiente. Un asunto sobrecargado de emoción y falto de racionalidad. Como consecuencia de ello, se hurta a la ciudadanía catalana un debate honesto acerca de lo que supone, y ha supuesto, para Cataluña ser parte de España. Los independentistas no aceptan ni la Ley, ni un debate sereno y democrático. Solo quieren que salte todo por los aires para ver si en río revuelto…