EL «LIBERALISMO» DE CIUDADANOS

ciudadanos
Difícil lo va a tener Ciudadanos en las próximas elecciones, cuando pretenda convencer a los potenciales votantes acerca de su condición liberal. Su actitud a favor de un antiguo y privilegiado colectivo, como es el de los estibadores, se da de bruces con su prédica a favor de una economía moderna, abierta, liberal y europea. Su compromiso con la gobernabilidad de España parece difuminarse y empieza a tomar sentido ese clamor de fondo que pide volver a las urnas con el fin de que la ciudadanía, conocidas ya las calidades democráticas de la «nueva política», restaure la estabilidad que una oposición inmadura y desleal impide. A ver si los votantes, visto lo visto, despejan este bloqueo que nos perpetúa sin presupuesto, sin financiación para autonomías ni ayuntamientos, sin encarar el problema de las pensiones y sin cumplir las sentencias de la UE. De paso, Ciudadanos tendrá la oportunidad de aclarar de una vez, tras tanta futilidad inútil y sectaria, si es liberal, socialdemócrata, o solo tiene días.