EL ODIO COMO ALIMENTO

ave
La primera virtud del ser humano es el respeto por los otros. Algo que parece desconocer un grupo de ciudadanos vascos que se han prestado a denigrar con todo tipo de calificativos negativos al resto de los españoles. El canal en euskera de la ETB, televisión que se sustenta con el dinero público -es decir, de todos-, emitió días pasados una catarata de improperios contra España y sus conciudadanos. Como si ellos viviesen en Vietnam. La ocurrencia demuestra varios aspectos perniciosos. El peor de todos ellos, comprobar como todavía mucha gente se alimenta exclusivamente de odio, que es una de las formas más cativas de mostrar un pensamiento inteligente. Además, es la falta más absoluta de respeto al otro, al vecino, al diferente y al igual. Esa carencia representa el ataque a la libertad de aquellos con quienes se convive. En definitiva, nada bueno se puede concluir de una sociedad que produce un programa de televisión para denigrar a sus iguales. El espacio tuvo poca audiencia. Se emitió en euskera, y ya se sabe el lugar del mundo donde más se habla la lengua vasca es en España.