EL BIEN COMÚN VENDE

musketeers-brush-864
Los españoles arrastramos una incultura política considerable. Fruto de ello, nació el cordón sanitario de Zapatero. De esa confrontación perversa con el desigual político, es decir con quien no piensa como tú, se derivó el «no es no» y la creencia de que tener sentido de Estado y del bien común no daba réditos electorales. Si se confirma la tendencia de la encuesta que hoy publica ABC, el PSOE empieza a recuperarse a medida que demuestra a los ciudadanos que no sólo no es un obstáculo, sino que puede ayudar a sacar a España del atolladero. Colaborar siempre es más rentable que enfrentarse, sin que ello suponga menoscabo alguno ni de las ideas propias ni de la sana ambición política que mueve desde la noche de los tiempos a los hombres que ansían gobernar su país. El giro patriótico que los socialistas dieron dejando investir presidente a Mariano Rajoy, empieza a darle sus frutos. Mitterrand lo entendió muy bien en su día, le aprobó los presupuestos a Giscard, para a continuación arrasar en las urnas. Se equivocan quienes creen que apoyar el interés general es perjudicial para su partido.