LA UTOPÍA DE LA NORMALIDAD