ALEPO: CUANDO LA GUERRA ES DE VERDAD

siriapalmira
El final de la guerra en Siria parece todavía lejos, a pesar de lo que acontece estos días en Alepo. Las crónicas que Mikel Ayestaran remite para este diario relatan el horror de un conflicto en el que todos lo hemos hecho mal. La Primavera Árabe devino en un infierno, donde todo se arrasó y el valor de la vida humana quedó reducido a cero. Como la contienda no iba con nosotros, hemos pasado este tiempo mirando hacia otro lado y solo nos preocupamos cuando un millón de sirios llamaron con estruendo y urgencia a la puerta de nuestra casa Europa. Las diplomacias occidentales, concernidas tan solo con la reconstrucción posterior tal y como obscenamente demostraron en Irak, han protagonizado junto con la ONU, la UE y los Estados Unidos una vergonzosa situación, cuyo balance es uno de los conflictos más crueles del último medio siglo. Esta vesánica y contumaz diplomacia del mundo rico quedó en evidencia cuando rusos y yihadistas llamaron «guerra» a lo que nosotros decíamos «Primavera Árabe».