OTRO ERROR SOCIALISTA

heave-ho
Con más frecuencia de lo deseable, nos asalta la duda acerca de la naturaleza real del PSOE de nuestros tiempos. Su fascinación por un nacionalismo foralista y retrógrado contrasta con la náusea que le produce pactar con un partido constitucionalista y moderno que defiende la igualdad de los ciudadanos, como es el PP. Esa alergia socialista a las siglas que le permitieron hacer lendakari a Patxi López no deja de ser una anormalidad política que deriva en su entrega a la derecha antiespañola del PNV. La moderación de estos nacionalistas consiste en que no son Bildu, pero su ingeniería social está orientada a cercenar todo aquello que suene a español. Bien es cierto que pocas cosas más españolas que las esencias vascas. Escribir y denunciar estos hechos es un ejercicio políticamente incorrecto. Por fortuna, todavía hoy se puede decir lo que muchos no quieren oír. Los socialistas vuelven a equivocarse. No tanto por pactar con Urkullu como por renunciar a un ilusionante discurso para los 47 millones de españoles, todos libres e iguales ante la Ley.