OPORTUNIDAD PERDIDA

railwaystation1854max
Que nadie se engañe: más allá de la perspicacia de Rajoy y de su habilidad para gestionar los tiempos, la investidura es más consecuencia del cansancio y la necesidad que de cualquier otra consideración. La estupidez, la simpleza y la deslealtad siguen instaladas en la política española. Lo ideal sería iniciar una etapa de serenidad y de restauración de viejos consensos y hábitos civilizados de convivencia. No será así, o al menos eso anuncia la oposición, desde donde se dibuja un infierno para esta legislatura. De hecho, si algunos no la dan ya por concluida es por falta de arrestos y temor a una derrota aún mayor. Las trampas y la impostura de quienes perdieron las elecciones persisten. Falta una partitura noble por parte del PSOE para abordar un gran pacto, más allá del pleno de ayer. España lo necesita y merece. Rajoy tendrá que demostrar su habilidad para navegar entre el populismo de Podemos, la ingenuidad que todo lo arregla de Ciudadanos; las contradicciones, complejos y obsesiones de los socialistas y los desafíos nacionalistas. Oportunidad perdida.