POLÍTICA DE ALTURA

prehistoric
¿Cuál puede ser la razón por la que a estas alturas de la Historia se pisotean los consensos democráticos que nos hicieron caminar hasta aquí? Acuerdos como respetar el Estado de Derecho, el imperio de la Ley, el reconocimiento de las mayorías -relativas o absolutas-, la propiedad privada, la presunción de inocencia y el juego limpio con el rival político, contrincante en las ideas pero nunca enemigo. Cuando se escucha a los artífices de la «nueva política», da la impresión de que hemos involucionado varias glaciaciones. De nuevo el frentismo, la incapacidad para pactar, el insulto y la mentira como monedas de uso corriente. Tal vez todos tengamos una cuota de responsabilidad en ello. Los políticos, porque no permiten que afloren dirigentes de altura y promocionan la mediocridad con tal de que sean leales. Los medios de comunicación, porque atravesamos una tormenta perfecta cuya salida todavía no se atisba, y ese huracán se lleva por delante el sereno papel del periodismo de ayudar a conformar una bien informada opinión pública. De ahí el Brexit, de ahí Puigdemont.