LA DECISIÓN SOCIALISTA

catch-ear
La decisión más trascendente que ha de tomar la dirigencia del PSOE no es si apoya la investidura de Rajoy. Siendo importante, esto no es para ellos lo realmente crucial. El asunto vital en el socialismo español pasa ahora por saber diseñar su futuro, recuperar el crédito perdido, volver a ser un partido de gobierno, elaborar un nuevo discurso para una sociedad compleja y, finalmente, demostrar a la mayoría del electorado que defienden la unidad de España, y creen en ella. La vida y la actualidad son dinámicas: los ciudadanos han percibido durante estos diez meses el comportamiento simple e infantil de un PSOE alejado de la realidad y de la gestión cotidiana. Eso es lo que han perdido, y justamente eso es lo que tienen que ganarse otra vez. Si como consecuencia de una seria y profunda reflexión resuelven que deben permitir un Ejecutivo del PP, que lo hagan. Por el contrario, si concluyen que lo conveniente es ir a unas terceras elecciones, obren en consecuencia. Pero que una u otra decisión sea fruto del retorno a sus raíces históricas, tan ajenas al populismo y al nacionalismo.