DISPARATES

freud
Algún día nos percataremos del disparate que ha sido para España un año de gobierno en funciones, con dos elecciones generales, con un quebranto serio de la idea de democracia y con un rabioso enfrentamiento de esas dos Españas, dispuestas siempre a helarnos el corazón, el progreso y hasta el bolsillo. Va siendo hora de que venzamos todos los obstáculos y barreras que impiden la gobernabilidad y comencemos a recomponer con lealtad la convivencia política, que tan dañada ha quedado tras el paso de Sánchez por estos territorios. Es probable que Javier Fernández, un político bienintencionado, logre convencer a sus correligionarios socialistas de que investir a Rajoy es más sensato que ir a unas terceras elecciones. Él lo tiene claro. No así alguno de sus compañeros que prefieren, como gran parte del PP, volver a pasar por las urnas, con lo que seguiríamos con España en barbecho hasta enero del año que viene. Mayor despropósito no se puede encontrar. Tal vez estemos necesitados todos de una sesión de psicoanálisis para sacar de nuestro alma colectiva tanto odio y frentismo.