LO PROPIO FRENTE A LO BUENO