LA DOCTRINA DEL «NO»

ass-driver
¿Cuál es exactamente la definición ideológica del PSOE? ¿En qué piensan en concreto sus dirigentes? Tras escuchar ayer a Pedro Sánchez a nadie le quedan dudas de que los socialistas actuales se definen por su oposición al PP, al margen de ideas o de coyunturas, de valores o de principios. No hay nada detrás de Sánchez, salvo unas inmensas ansias de poder, combinadas con un gran desprecio a los ciudadanos y a las reglas democráticas. Va a resultar que solo en tiempos de Felipe González el PSOE se comportó como un partido comprometido con el bien común. Fue la excepción. O al menos, eso parece. Sería bueno preguntarle al actual líder de los socialistas si su bloqueo a la gobernabilidad de España responde a una inquina personal con Rajoy o a que quiere terceras elecciones y no desea que lo señalen con el dedo. A estas alturas solo tenemos dudas y preguntas acerca del silencio de los barones y de la vieja guardia. Por ejemplo, ¿cuáles son las peticiones concretas del PSOE que han quedado fuera del pacto Rajoy-Rivera? ¿La unidad de España, tal vez? A lo peor, es que detrás de tanta antipatía, no hay más ideología que el «NO».