EL FUTURO ES MUJER

opening
Lo más alentador del balance final de España en las Olimpiadas de Río es, sin duda, el relevante papel de las mujeres. Llamarles el «sexo débil» es hoy un anacronismo, cuando no una simpleza. Las mujeres son, en la actualidad, más poderosas que nunca. Dirigen países, presiden bancos y lideran movimientos literarios y artísticos como nunca habían hecho hasta ahora. Si hay que buscar una etapa en la historia en la que la mujer y su rol social son más relevantes, sin duda es nuestro presente. Sin embargo, el futuro es su genuino terreno. Allí les espera esa inmensa superioridad que les otorga su fortaleza moral y su escasa vanidad, verdadero talón de Aquiles de los hombres. No hay mayor certeza que la intuición femenina. Aun así, el mundo sigue siendo de los hombres y son millones las mujeres que sufren el oprobio y el maltrato. Occidente -incluida España, por supuesto- es un oasis para la condición femenina. En tantos y tantos aspectos, la vida, como el gran proyecto inacabado que es, está por hacer. Y es que las mujeres con pasado son siempre las más interesantes.