ANIMAL POLÍTICO

newspaper-reader

Vivimos tiempos tan inciertos que, hasta que esta mañana voten sus señorías, no podemos asegurar que Ana Pastor vaya a ser la presidenta del Congreso de los Diputados de la XII Legislatura. Su trayectoria política es casi ejemplar. Trabajadora, honesta, comprometida. Supongo que alguna sombra arrastrará, pero ahora mismo queda eclipsada por el balance global. No caigo en ningún exceso laudatorio cuando deseo que ojalá hubiese en la política española más trayectorias como la suya. Sin embargo, el verdadero motivo por el que Mariano Rajoy apoya en todo a la hasta ayer ministra de Fomento no es otro que la enorme confianza que le tiene. Le aporta tranquilidad y demuestra buena fe en su desempeño; algo infrecuente en nuestros días, sobre todo, en política. No es que Ana Pastor albergue todas las soluciones, está claro que no, pero posee esa curiosidad imprescindible para ser un animal político. Siempre abierta a nuevas empresas, a nuevos retos. Por eso puede ser ministra de Sanidad o de Fomento, incluso presidir el Congreso de los Diputados. Una política de raza.