SIMPLEZAS

BUFON

Se equivocan algunos socialistas, Sánchez en especial, cuando creen que le van a hacer a Rajoy un «Rajoy». Lo aderezan, además, con uno de esos falsos tópicos acerca de la capacidad de trabajo del actual presidente del Gobierno. Es difícil encontrar tanta simpleza de análisis, a la vez que tanta irresponsabilidad. Parecen olvidarse de que en política se está para arreglar problemas, no para crearlos. Y a estas alturas de la vida de España, la inmensa mayoría de los ciudadanos apela a la obligación moral del PSOE de dotar a este país de un equipo que lo dirija, misión que no es responsabilidad única del PP. Seguir en el chiste fácil del puro y el «Marca» –hace más de tres años que Rajoy no fuma, por cierto– no deja de ser una demostración más de la falta de discurso del socialismo. El presidente en funciones ha estado en la Cumbre de la OTAN, ha recibido a Obama, despacha a diario los asuntos propios del jefe del Ejecutivo y, además, se sentará a hablar con aquellos que no quieren que España tenga Gobierno. Va embalado a por la mayoría absoluta de las terceras elecciones.