QUE NO CUNDA EL EJEMPLO

Laryngoscopy, vintage engraving

Tras el Brexit, la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea, me temo que va a cundir el populismo. Lo peor es el efecto contagio. Las epidemias mediáticas y sociales se amplifican por efecto de la contaminación pública. Ahora mismo, en el cuerpo civil de Occidente germina un embrión de enfermedad política, en la que unos iluminados quieren aprovecharse de las angustias de miles de personas que han sufrido la crisis económica. Todo ello, avivado con promesas de venganza y propuestas contra el extranjero para poder conjurar las inseguridades que este nuevo tiempo de transformación nos trae a todos. Tal padecimiento no es nuevo. Está arraigado en las entrañas de la sociedad. Es una mezcla de insolidaridad, demagogia, prepotencia, iluminismo, egoísmo, chavismo, xenofobia y revancha. Es lo que denominamos populismo, una desgracia de los pueblos desarrollados, dispuestos siempre a suicidarse, a la vez que se distancian de las instituciones para comprar humo y remedios imposibles.