REGRESO AL PASADO

children-puppets

Hay en la civilizada Europa una pasión por regresar al pasado. Vuelven los comunistas, la extrema derecha, los nacionalismos y, por ende, lo peor de nosotros. Se desprecia, eso sí, lo bueno: la solidaridad, la justicia social, la cooperación. Queremos de nuevo fronteras, rearmes nacionalistas. Es decir, que estamos involucionando. El Brexit es un buen ejemplo de esa regresión. Nos los presentan como ejercicio de democracia, pero no es más que la evidencia de la falta de liderazgos fuertes y discursos potentes acerca de todo aquello que nos hace mejores en una Europa unida. Frente al mejor proyecto de ciudadanía que hoy representa en el mundo la UE, nos encontramos con políticos acomplejados que no saben defenderse de los ataques de todos estos reaccionarios extremistas, ya sean de extrema izquierda o sus opuestos. Todo en ellos es extremismo, carente de serenidad. Así estamos, preocupados por un destemplado y extemporáneo referendo que se nos ha colado en nuestras vidas merced a la indignación de unos y la debilidad de otros.