EL COLOR DEL DINERO

color dinero

El secretario general de UGT, el asturiano José María Álvarez, ha encontrado la solución a todos nuestros problemas económicos. Ha dicho que si no hay dinero que se pinte. Pues ya está: dicho y hecho. A partir de ahora el máximo dirigente de la central socialista puede cobrar en billetes pintados. Incluso puede proponer que todos los liberados de su sindicato también perciban su salario con billetes no del Monopoly, que esos se parecen mucho a los de verdad, sino mejor de los que dibujan los niños pequeños. Los que imprime la casa de la Moneda que nos los dejen a los demás. Sabíamos por Mariano Rajoy que el dinero no crecía en los árboles. Lo que ignorábamos es que se podía pintar. De haberlo sabido, cuántos problemas nos habríamos evitado. Como decía Juan Gris, la pintura se hace como cada uno es. Los billetes pintados del ugetista asturiano recogerán esa falta absoluta de responsabilidad que ha demostrado. Para vivir y ejercer el liderazgo en una sociedad libre hay que ser responsable. Por eso tantos hombres le tienen miedo a la libertad y prefieren que les pinten el dinero, aunque sea una ficción.