LECCIONES DESDE LONDRES

londonLa elección en Londres del primer alcalde musulmán es un hito político lleno de significado, que evidencia la enorme riqueza material y espiritual que una Europa en paz podría generar. Al mismo tiempo, pone de manifiesto las paradojas y dobles lecturas del momento que nos toca vivir. En primer lugar, el resultado de las urnas demuestra que un musulmán puede integrarse en nuestro Estado de Derecho sin renunciar a sus creencias religiosas. Hasta puede llegar a gobernarnos, sometiéndose al imperio de nuestra Ley, eso sí. La segunda conclusión se refiere a que la capital británica ya ha votado contra el Brexit, representado por el conservador Goldsmith. Es decir, que sus ciudadanos prefieren quedarse en Europa. En tercer lugar, los empresarios deberían seguir a sus compatriotas londinenses y hablar alto y claro contra la salida de la UE, porque el populismo ya está costando demasiado a su economía. Reflexión que sirve también para la muda clase empresarial española, que tiene más miedo que un gato en una perrera. Guarecerse frente a un peligro cierto sólo consigue alimentar esa amenaza.