EL DUDOSO VALOR DE LO INNECESARIO