EL MEJOR LEGADO

picnic-1200

En España, la hipérbole y la exageración tienden a hacer fortuna, al contrario que la ejemplaridad, tan escasa tanto en el ámbito público como en el privado. Tal vez, por falta de modelos a los que imitar. Aunque siempre es posible mirarse en determinados espejos, por cóncavos que sean, y concluir que no queremos parecernos a lo que allí vemos. Tras esta larga temporada que nos ha tocado vivir, de escándalos de corrupción de todo tipo y origen, a uno le queda la esperanza de que lo siguiente será una oleada de moralidad, en la que la mayoría de la gente no querrá –por ejemplos negativos– parecerse a quienes han protagonizado todos esos sucesos. Porque cuando queremos dejar una buena herencia, ser unos buenos antepasados, no hay mejor legado que el de la honradez, que se adapta a todos los climas y sobrevive en los ambientes más hostiles. Vivamos, pues, esperanzados, que tras esta tormenta, aunque no hay ley en el mundo que detenga al codicioso que cree haber encontrado un atajo para ser rico, volverá el avance de una sociedad más limpia.