RESPONSABILIDAD FRENTE AL GASTO

money

En esto del gasto desproporcionando de las autonomías -que cuanto más tienen, más gastan-, la culpa es de todos, que es como decir que nadie es responsable. Pero la realidad es otra. Aunque la ciudadanía viva un tanto ajena a la deuda gigantesca de España y al derroche de las administraciones regionales, lo cierto es que sí existe una clase política, con nombre y apellidos, a la que corresponde evitar a base de pedagogía, mesura y buen hacer la quiebra a la que nos aproximamos. Entre sus obligaciones, se encuentra el adveritr a la sociedad, un día sí y otro también, de que gastar el dinero que no tenemos sólo nos hará más pobres. E insistir en que sólo una administración austera, ponderada y equilibrada soportará el Estado de bienestar que disfrutamos. Si nos empeñamos en quebrar, lo lograremos. La advertencia está mil veces repetida, pero, como nadie hace caso, habrá que seguir insistiendo, a pesar de lo impopular que comienza a ser llevar la contraria al sentir general.