SOBRA EMOCIÓN

cfc32d94a7c1814989a991d3c1ee072d

Que nadie descarte un pacto de última hora entre PSOE y Podemos, con la mirada hacia el vacío de Ciudadanos y la complacencia de los independentistas. Estos últimos prefieren un gobierno débil, donde la unidad de España sea una idea discutida y discutible. Tales son los niveles de sentido de Estado en los que se mueve el inexperto Sánchez, dispuesto a lo que sea con tal de llegar a La Moncloa. La otra posibilidad es que se logre, también en tiempo de descuento, el ansiado acuerdo para formar la gran coalición; la plasmación más cercana de lo que votaron los ciudadanos el 20-D, aunque la «nueva casta» no quiera prestar oídos a la España real que aspira a dirigir. En estos tiempos confusos, que diría el recordado Martín Ferrand, sobra emoción y falta pensamiento. Nuestro país está necesitado de un gran acuerdo nacional, que recupere la idea del interés y del bien común, que rescate el principio de la decencia y que se fije de nuevo el objetivo de establecer un sistema de valores que permita a España seguir siendo la historia de éxito que fue hasta ahora.